Enrique Alarcón (Campo de Criptana, 1917 - Madrid, 1995).

Junto a Gil Parrondo, el más afamado de los escenógrafos peliculescos españoles. En los primeros cuarenta ayudante de Sigfrido Burmann y de Pierre Schild (San Petersburgo, 1892 - Madrid, ¿?) (Pierre Schild era un notabilísimo director artístico que se afincó en España y que en los cuarenta y cincuenta trabajó en nuestra industria [anteriormente, en Francia había trabajado diseñando las arquitecturas fílmicas de producciones dirigidas por L'Herbier, Christian-Jaque, Mathot, Choux, además de en el Napoleón de Gance, de 1927, y en las buñuelianas Un perro andaluz, de 1929, y La edad de oro, de 1930]). A Alarcón lo nombran en 1942 decorador-jefe de Cifesa. Se retiró de la dirección artística en 1984 y 1985, con La vaquilla y Padre nuestro, de Berlanga y Regueiro respectivamente, después de más de 150 películas como máximo responsable de la decoración, en las que desplegó su creatividad para puestas en escena de Rafael Gil, Eusebio Fernández-Ardavín, Amadori, Bardem, Lucia, Marquina, Ferreri, Anthony Mann, Buñuel, Saura y otros. Enrique Alarcón, aunque ideó y creó ambos tipos de espacios, decía que a la libertad de su fantasía le complacía más diseñar buhardillas y mesones que amplias estancias palaciegas.

Aviso Legal