Ramiro Gómez (Madrid, 1916 )

En los estudios Ballesteros, primero ayudante de decoración (por ejemplo, de Luis B. Santamaría en El escándalo [1943], de Sáenz de Heredia, director con quien reincidiría como máximo responsable de la escenografía) y desde 1947 decorador-jefe. En su extensa carrera de más de cien títulos trabajó con realizadores como Antonio Román, Forqué, Pedro L. Ramírez, Luis Lucia, Josefina Molina, Mario Camus, Pedro Olea, etcétera. Debemos destacar sus materializaciones de los edificios, monumentos e interiores peplumescos en las coproducciones con Italia Los últimos días de Pompeya (Mario Bonnard, 1959), La revuelta de los esclavos (Nunzio Malasomma, 1960) y El coloso de Rodas (Sergio Leone, 1961). La última película que firmó en calidad de decorador fue El aire de un crimen (Isasi, 1988).

Aviso Legal