Benito Perojo (Madrid, 1894 - Madrid, 1974).

 Si Chomón fue un pionerísimo, pionero fue Benito Perojo, productor y director. En los años diez del siglo pasado, actor en Francia e Italia y con anterioridad intérprete-realizador-operador de cortos cómicos. Fundador en 1924 de una productora con Jacinto Benavente, que inició una serie de rodajes en París y exteriores en España. Era el director español más internacional de la época. Trabajó en tierras germanas e igualmente en las versiones sonoras españolas de Joinville y Hollywood. Con Cifesa fue el realizador más activo hasta el estallido de la Guerra Civil, durante la cual rodó coproducciones con Alemania al igual que Florián Rey. Después de Goyescas, de 1942, dirigió nueve películas en Argentina. Concluyó su carrera de director en 1950, dedicándose en exclusiva desde 1952 hasta su muerte a una exitosa y prolífica labor de productor de cine de excelentes resultados en taquilla, forjando la carrera de un buen puñado de estrellas. Otras películas: Malvaloca, de 1926; El negro que tenía el alma blanca, de 1927; La bodega, de 1930; La verbena de la Paloma, de 1935; El barbero de Sevilla, de 1938; Suspiros de España, de 1939; Los hijos de la noche, de 1939 (protoneorrealista coproducción con Italia rodada en Roma y estrenada una vez finalizada la contienda); Yo no soy la Mata-Hari, de 1949.

Aviso Legal