José Luis Matesanz (Madrid, 1930).

Empezó de aprendiz en 1947, subiendo paulatinamente por todo el escalafón de esta especialidad profesional (en 1955 alcanzó el puesto de ayudante con Julio Peña y en 1959 el de montador jefe, en el que se mantuvo hasta 1995). De forma muy habitual, los filmes de Rafael Gil [Currito de la Cruz, de 1965; La duda, de 1972], Berlanga [La boutique, de 1967; La escopeta nacional, de 1978; Moros y crisitanos, de 1987], Jaime de Armiñán [El amor del capitán Brando, de 1974; Stico, de 1985] y Pilar Miró [El crimen de Cuenca, de 1980; El pájaro de la felicidad, de 1993] (listado no completo de obras con ellos).

Aviso Legal