Enrique Guérner (Austria-Hungría, 1895 - Madrid, 1962).

Nacido Heinrich Gärtner, en los años diez, veinte y primeros treinta del siglo pasado ya trabaja como operador-jefe en Alemania. Su última película en este país, que abandona ante la ascensión nazi por su origen judío, es Polizeiakte 909, de Robert Wiene (1933). Ya en la penísula Ibérica, fotografía Doña Francisquita (Hans Behrendt, 1934) en España, pasa fugazmente por el cine luso y se convierte en el principal operador de Cifesa durante la etapa republicana, siendo suyas las imágenes de los grandes éxitos prebélicos de Florián Rey. Es el maestro de la generación de Aguayo, Fraile y Paniagua, practicaba una fotografía de tendencias pictoricistas y fuertes contrastes y tuvo una larga colaboración con Vajda, diez películas de 1944 a 1961. Guérner era operador y germánico como Isidoro (o Isidor, o Isy) Goldberger (Berlín, 1892 - ¿?) y como su hermano Guillermo (o Wilhelm) Goldberger, quien desde 1915 trabajó en su tierra natal (por ejemplo, con el antedicho Robert Wiene, con Louis Trenker o con Géza von Bolváry) y en los primeros treinta en Francia, para, dada su ascendencia judía, pasar a España (junto a Isidoro) a mediados de esta década, participando en tres películas antes de la Guerra Civil. Aunque adoptó la ciudadanía costarricense, entre 1941 y 1951 lo encontramos en numerosas películas, desde Malvaloca (Luis Marquina, 1942) hasta Esa pareja feliz (Bardem y Berlanga, 1951). Isidoro Golberger tuvo aquí su primer trabajo de operador en el filme de 1935 titulado Rataplán (del pionero Francisco Elías [Huelva, 1890 - Barcelona, 1977]). La mayor parte de su obra, que llega hasta 1965, la realizó en Barcelona, en películas de bajo presupuesto y con frecuencia en producciones de Iquino, en ocasiones igualmente por este dirigidas. A él, al lado de Pablo Ripoll, se le debe la fotografía del primer largometraje español en color, En un rincón de España (Jerónimo Mihura, 1948). Otros operadores-jefes germánicos recalados en España fueron Fred Mandel (antes de la Guerra, en la República) y Hans Scheib (Berlín, 1905), que entró en contacto con el cine español con las coproducciones que el bando nacional realizó con el régimen nazi durante la Guerra Civil, responsable luego de las secuencias aéreas de Alas de juventud (Antonio del Amo, 1949) y de la foto de La marquesona (Eusebio Fernández-Ardavín, 1940), La patria chica (Fernando Delgado, 1943), El destino se disculpa (Sáenz de Heredia, 1944, donde eran necesarios efectos especiales de fotografía) y algotras.

Aviso Legal