Federico Gutiérrez Larraya (Madrid, 1919).

Hermano mayor (dos años más) de otro director director de fotografía, Aurelio Gutiérrez Larraya (quien, nacido en Madrid pero con una carrera centrada en Barcelona, se inicia de segundo operador en la segunda mitad de los años cuarenta del siglo pasado, hasta que entre 1955 y 1959 simultanea los puestos de primero y segundo, firmando luego la foto de significativas películas como Los atracadores [Rovira Beleta, 1961], Noche de verano [Jorge Grau, 1962], Fata Morgana [Vicente Aranda, 1966], ¡Vivan los novios! [Berlanga, 1969] o El bosque del lobo [Pedro Olea, 1970]), Federico Larraya comienza a trabajar de camarógrafo en 1943 y debuta como director de fotografía en El señorito Octavio (Jerónimo Mihura, 1950). Se encarga después de la fotografía de Apartado de correos 1.001 (Julio Salvador, 1950), la película más famosa de Emisora Films (él se convierte, de hecho, en el operador-jefe de una importante porción de las películas de esta productora sita en la Ciudad Condal). Rueda en los sesenta en Madrid con Lazaga, Grau y, en Por un puñado de dólares (1964), con Sergio Leone. Paralelamente se incorpora a TVE, donde pone la luz a las adaptaciones de zarzuelas de Juan de Orduña y a La cabina, de Antonio Mercero (1972), y a El televisor (Narciso Ibáñez Serrador, 1974) (en la cadena pública alcanzará cierto alto cargo directivo, en el que permanecerá hasta su jubilación en 1986). En el terreno de la dirección de fotografía, su última película para el cine se titula La brecha en el tiempo (Juan García Atienza, 1976) y sus últimas intervenciones en teleproducciones fueron las series Este señor de negro (Mercero, 1975-1976) y La saga de los Rius (Pedro Amalio López, 1976-1977). Goya de Honor en 1996.

Aviso Legal