José Fernández Aguayo (1911 [Madrid] - 1999).

Hijo del fotógrafo taurino Baldomero Fernández Raigón, quiso ser matador, pero se quedó en novillero con el nombre artístico de Pepito Fernández o El Chico de Baldomero. Deja el traje de luces por su escasa estatura y a causa de varias cogidas, y Enrique Guérner lo contrata como fotofija para Morena clara (Florián Rey, 1936). Fue segundo operador a partir de 1941 y primero ya en 1945, con Castañuela, de Ramón Torrado. Podemos considerarlo uno de los tres pupilos de Guérner (los otros son Cecilio Paniagua y Alfredo Fraile), aunque siempre reconoció también su deuda con el magisterio del norteamericano Ted Pahle. Trabajó (de forma continuada hasta 1983) con Orduña, Nieves Conde, Luis César Amadori, Neville, Fernán-Gómez, Gil (con este veintiséis títulos), Sáez de Heredia y unos cuantos más, incluido Buñuel en Viridiana (1961) y Tristana (1970). En 1958 Sáenz de Heredia lo nombró profesor del IIEC, luego EOC, donde enseñaría hasta el cierre de esta escuela en 1976, y donde tuvo alumnos que son imprescindibles operadores de las generaciones posteriores, como Fernando Arribas (Madrid, 1940), Alcaine o Luis Cuadrado (Toro, 1934 - Madrid, 1980). A Aguayo le concedieron el Goya de Honor en 1987 y la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 1995. (El antedicho Luis Cuadrado, en el IIEC/EOC, fue alumno de los prestigiosos operadores Aguayo, Juan Julio Baena [Alcázar de San Juan, 1925] y Enrique Torán [Madrid, 1929 - Madrid, 2003], y él, muerto a edad prematura de un tumor que lo dejó ciego al final, es una de las personalidades más fundamentales de la fotografía cinematográfica española, en la que empezó en calidad de operador-jefe en La caza [Saura, 1965], pues su carrera se encuentra muy ligada a la factoría Querejeta, aunque el talento suyo se vio igualmente en obras de de directores ajenos a ella, coétaneos y no coétaneos, también con algunos de la Ciudad Condal y justo de la corriente que allí se dio en llamar Escuela de Barcelona.

Aviso Legal