El último cuplé (Juan de Orduña, 1957) --> Orduña, el único que, a pesar de las condiciones leoninas que le impuso Cifesa (a las productoras el proyecto les inspiraba riesgos y ninguna garantía), confió (al principio solo a medias), con Sara Montiel, en un guión de Jesús María de Arozamena y Antonio Mas Guindal que desgranaba --intercalando las músicas y letras más tarareadas y escuchadas en el transcurso del tránsito del siglo XIX al XX-- la biografía, pródiga en amoríos, de la ficticia cupletista María Luján (empezando por los principios y hasta la decadencia y deceso de la cantante), por sus potentes fueros melodramáticos, aquí rendidos a un elaborado cromatismo y a la sensualidad de la protagonista, una mujer codiciada (no fatal pero sí concitadora de arrebatado deseo masculino), una de las españolas más ansiadas por los hombres en la pantalla y en el patio de butacas, en España y en el extranjero, dado el éxito del filme por todo el globo (de Latinoamérica ala Unión Soviética), lo cual asentó ala Montiel como icono estelar del séptimo arte mundial.

Aviso Legal