La muerte tenía un precio (Sergio Leone, 1965) --> Una pieza clave dentro de la época gloriosa del wéstern europeo y de la parte de la filmografía del director (el grueso de ella) abarcadora de tal género . En esta coproducción con Italia y Alemania Occidental, Leone aquilata sus arquetipos dramáticos y sus características trabazones argumentales, que funcionan como irónicas espirales que, en su fascinada destilación de los moldes hollywoodenses de partida, alcanzan el aspecto externo de la asumida autoparodia o incluso caricatura, no dejando por ello de ser vigorosos vehículos espectaculares para enseñar transcendentales conflictos, con la lealtad y la deslealtad en calidad de motivos cardinales.

Aviso Legal